diumenge, 13 d’octubre de 2013

Juan Sánchez Rivera, el articulista que pasó de socialista a franquista


Juan Sánchez Rivera de la Liastra es un personaje olvidado cuya trayectoria merece ser contada porque es desconocida incluso para sus más directos familiares.
Sánchez Rivera era un abogado nacido en Ávila y residente en Madrid con una carrera jurídica que en los años 20 le llevó a la Real Academia de Jurisprudencia, donde defendió tesis democráticas y republicanas. Entonces estaba afiliado al PSOE y todo parecía cuadrar en un país que iba a vivir la proclamación de la II República.
A dos pasos de la Academia, en la misma calle Marqués de Cubas, se encontraba la sede de Heraldo de Madrid. Y allí empezó a publicar sus artículos, que irían creciendo en intensidad durante el vertiginoso 1930, cuando la mayoría del país clamaba el fin de la monarquía.
Así, el 21 de noviembre The New York Times se hacía eco de la suspensión gubernamental de la publicación de Heraldo de Madrid por un artículo de Sánchez Rivera "calculado para incitar a la rebelión". El abogado estuvo detenido durante unas horas. Días antes de las elecciones del 13 de abril de 1931, Sánchez Rivera volvía a la carga con un artículo titulado Lo que será la República, en el que asumía el carácter plebiscitario que el comité republicano quería dar a las elecciones municipales y dibujaba ya un programa de actuaciones. Una de sus ideas constantes es la reivindicación de un reformismo económico nada revolucionario. Cuando en 1932 escribe sobre la reforma agraria afirma que esta debe hacer posible la creación de una nueva clase de pequeños agricultores propietarios en Andalucía que desarrollen una actividad económica capitalista, muy lejos de las colectivizaciones ansiadas por los anarquistas del momento.
El año siguiente, Sánchez Rivera da un paso político hacia la derecha cuando se suma al gobierno radical cedista que surgió de las elecciones de noviembre de 1933. El abogado se convierte en gobernador civil de Burgos y permanece en el cargo hasta las elecciones de 1936. La siguiente noticia que tenemos de él es la aparición de su firma en diversos artículos publicados por ABC de Sevilla en noviembre de 1936, con la guerra ya bien avanzada. Sánchez Rivera hace un llamamiento a los republicanos para sumarse a la rebelión contra un gobierno que entiende dominado por el marxismo.
Tras la contienda, el abogado volvería a sus actividades en la Real Academia de Jurisprudencia donde sus trabajos ya no tendrían el ímpetu político de antaño. Murió en los primeros años 60 y su trayectoria completa fue ocultada por un tupido velo, como la de muchos seguidores de Lerroux que fueron acogidos en la España de Franco, con discreción. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada