diumenge, 6 d’octubre de 2013

6 de octubre en Madrid, tiroteos y flamenco con García Lorca

El mes de octubre de 1934 empezó con una grave crisis política, cuando la Ceda de Gil Robles retiró el apoyo al gobierno del radical Samper. Se abría la posibilidad de un gobierno en el que predominara la Ceda, lo que horrorizaba a la izquierda, temerosa del fin de la República como tal. La portada del Heraldo responde a ese momento político.
El día 4 se anunció un nuevo gobierno presidido por el líder radical Alejandro Lerroux y con tres ministerios en manos de la Ceda. Los socialistas convocaron huelga general inmediatamente y el periódico interrumpió su publicación. Asturias se destacaría en el seguimiento de la huelga iniciando uno de los episodios más significativos de aquellos años.
El día 6 de octubre, el presidente de la Generalitat, Lluís Companys, proclamaba el Estado catalán en el marco de una República federal. Su acto político fue contestado con la represión militar del gobierno español.
En Madrid, la situación distaba de ser tranquila. El relato que nos llega a través del testimonio inédito del periodista Carlos Sampelayo narra como en la redacción de Heraldo de Madrid los periodistas andaban a gachas para evitar las balas perdidas o intencionadas de los pacos que dominaban las azoteas de la ciudad.
Esa noche, los periodistas no volvieron a sus casas con normalidad por miedo a la violencia creciente. Decidieron refugiarse en el restaurante Barrachina, cercano al periódico, en compañía de Federico García Lorca y Carranque de los Rios habituales de la redacción de Heraldo de Madrid. Siguieron por radio los acontecimientos de Barcelona, escucharon recitar a Federico y se solazaron con la actuación de un grupo flamenco que se había unido al grupo. Al alba abandonaron el local y anduvieron un buen rato con los brazos en alto, como muchos madrileños hacían para indicar a los violentos su no beligerancia. Nadie resultó herido.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada