dimecres, 22 d’agost de 2012

Frederic Pujulà, cap de redacció de El Diluvio

video
L'home que apareix en aquesta entrevista és Frederic Pujolà i Mas, fill de Frederic Pujulà i Vallès. Sí, hi ha una vocal que canvia i no és per equivocació. Temps enrera hi va haver un "accident burocràtic" i la cosa va quedar així.
Vaig parlar amb Pujolà fa unes setmanes a Vilassar de Mar després de resoldre el trencaclosques dels cognoms joganers. Veureu que li vaig demanar per l'experiència del seu pare com a periodista, cap de redacció a El Diluvio fins la fi de la guerra i del diari.
Però en Pujulà era un home polifacètic, curiós de mena, entenia d'art, de ciència i de llengües. Va ser un dels introductors de l'esperanto a Catalunya, de la mà del propi doctor Zamenhof, el seu creador.
Per l'entrevista li vaig demanar posar al seu costat el retrat que li va fer Pablo Picasso, un dels artistes que feqüentava en la seva afecció per les arts plàstiques. Com a escriptor va fer una notable carrera. Homes artificials es va publicar ara fa cent anys i es considera la primera obra de ciència ficció escrita originalment en català. En el repòs de la trinxera narra experiències viscudes pel propi Pujulà com a soldat a l'exèrcit francès durant la I Guerra Mundial. L'autor tenia nacionalitat francesa i havia passat part de la seva infantesa a Cuba. Vet aquí perquè tenia una visió internacionalista del món, que no l'impedia conrrear la llengua catalana amb voluntat i encert. A Homes artificials diu del català que és una llengua palimpsèstica que sols saben llegir mitja dotzena d'iniciats, dels quals solament tres compren llibres, que deixen als altres tres.



En Frederic Pujolà ha aconseguit reeditar aquests dos llibres els últims anys, però n'hi ha molts altres que es troben a biblioteques i llibreries de vell, com ara un vocabulari català-esperanto, un perfil de Pi i Margall i algunes obres dramàtiques. Fill de Palamós, li va dedicar una obra, Palamosines, actualment introbable. A més, hi ha el fons inèdit que Pujolà va dipositar a la Biblioteca de Catalunya i que qualsevol interessat pot consultar amb molta facilitat.

dimecres, 25 de juliol de 2012

Cuentos de guerra del Heraldo de Madrid



Myebook - Cuentos de guerra del Heraldo de Madrid

En 1937 Madrid se hallaba sitiado por las tropas franquistas en plena guerra civil española. Heraldo de Madrid era uno de los periódicos que se publicaban en la capital española en medio de enormes dificultades. Al inicio del verano, la dirección del periódico convocó un concurso de cuentos y fue un formidable éxito de participación. Clemente Cimorra resultó ganador y abriría así una brillante carrera de escritor. Durante aquellos meses de verano del 37, Heraldo de Madrid publicó una selección de los mejores cuentos que se presentaron. Nunca hasta ahora habían sido editados. Presentamos la edición kindle de Amazon y la edición Myebook. Para la primera hay que tener un dispositivo de lectura que se vende exclusivamente en Amazon y cuyo enlace también proporcionamos. En el caso de Myebook, el acceso es universal. Agradeceremos comentarios críticos sobre estas ediciones. También puedo enviar un archivo epub (ideal para lectura en tablet) a los interesados que hagan un ingreso de 1€ en mi cuenta Paypal. Para ello deben poner en la casilla del destinatario la dirección electrónica giltoll@yahoo.com
Con esta edición presentamos también la Libreria El Diluvio, que ofrece la posibilidad de adquirir obras relacionadas con la historia de Heraldo de Madrid y el pasado de la prensa. La Librería dispone de un espacio en este blog, pinchando en el menú de la derecha de la página, y de otro dedicado a temas de economía y periodismo de actualidad en www.recuperadors.net

diumenge, 18 de març de 2012

Crítica, el primo argentino de Heraldo de Madrid


Este video rescata imágenes históricas del diario Crítica de Buenos Aires, de intensa relación con Heraldo de Madrid. Durante la dicatadura de José Félix Uriburu, el periódico fue clausurado y su editor, Natalio Botana, se exilió en España. Corría el año 1931, se había proclamado la República y Botana encontró acogida intelecutal en Heraldo de Madrid, donde publicó artículos críticos con Uriburu. En España estaba muy de moda el tango y las orquestas argentinas eran muy cotizadas en los locales de vida nocturna.
Manuel Fontdevila, el director de Heraldo de Madrid, ejerció como corresponsal de Crítica desde París tras exiliarse de la España en guerra. En 1939 tomó el vapor Massilia rumbo a Buenos Aires y fue recibido por Natalio Botana, que le empleó en su periódico junto a varios redactores del Heraldo. Fontdevila llegó a dirigir Critica y a proyectar un nuevo periódico en Buenos Aires para Botana. Lo bautizó con la cabecera El Sol, pero fue una iniciativa que no logró el éxito esperado. La muerte del editor en un accidente de tráfico años más tarde acabó con una relación cuasi familiar de dos periódicos con voluntad popular que marcaron un hito en el desarrollo de la prensa de empresa, desvinculada de los partidos, pero con fuerte compromiso político de país.

dijous, 16 de febrer de 2012

Diego San José, un escritor en el Heraldo de los últimos días

Se incorporó a la redacción de Heraldo de Madrid en 1938 como redactor literario. En uno de los últimos ejemplares del periódico, el de 11 de marzo de 1939, firmó una crónica histórica sobre la paz en la guerra carlista, la que culminó con el abrazo de Vergara. Faltaban pocos días para la caída de Madrid y para una paz que no sería muy pacífica. El 10 de abril recibió la visita en su domicilio de la policía e inició un camino "De cárcel en cárcel", título de un libro póstumo en el que relata sus experiencias. Condenado a muerte por escribir en la prensa republicana, ya que, según el fiscal que le acusó, los escritores y periodistas eran aún más culpables que los autores de delitos de sangre, pues habían incitado a su comisión. Tras la conmutación de la pena capital por prisión y diversas reducciones, acabó saliendo de la cárcel en 1944.
Al recuperar la libertad trató de retomar su carrera literaria, que antes de la guerra había sido muy prolífica, con la publicación de una cincuentena de obras entre novela, narraciones históricas, teatro, poesía y una zarzuela. Una carrera seguida de cerca por Heraldo de Madrid, que le cita en sus páginas más de un centenar de veces desde 1910. Tras la guerra publicó "Gente de ayer", un libro de semblanzas de escritores españoles y "Estampas nuevas del Madrid viejo". Póstumamente, en 1988, salió su relato de la experiencia carcelaria citado anteriormente gracias a la labor de recuperación de la memoria de los represaliados del franquismo de Ediciós do Castro. Estos y otros muchos títulos se encuentran en las librerias de lance y localizables gracias a los buscadores de libros en internet. También tiene su artículo en Wikipedia, diestramente redactado por su nieto, que me ha facilitado abundantes materiales que reconstuyen algunos de sus más comprometidos momentos. Entre ellos, el retrato que pintó Ángel de la Fuente en 1924 y que ilustra esta entrada.