dissabte, 16 de febrer de 2013

El Liberal de Madrid y Francisco Villanueva

En estos días he estado trabajando en la wikipedia para ampliar el artículo que existía sobre El Liberal de Madrid y crear uno nuevo para su director durante largos años, Francisco Villanueva Oñate.
El Liberal era el periódico matutino de la Sociedad Editora Universal en la capital española. Su tono era sobrio e intelectual, en combinación con la vocación popular que tenía el vespertino Heraldo de Madrid.
Para el artículo sobre Villanueva he contado con la inestimable colaboración de su nieto, Javier Villanueva, quien desde México ha facilitado datos, fotografías como la que acompaña este post, y cuatro de sus libros digitalizados en formato pdf que se pueden descargar ya desde wikipedia y desde este enlace. Google Public Drive
Es una gran noticia, pues la figura de uno de los principales directores de periódico de Madrid en las décadas de los años 20 y 30 había quedado en la oscuridad durante todo este tiempo. Sus libros publicados en los años finales de la dictadura e inicio de la República componen un relato de primera mano de aquel cambio de régimen con profusión de datos políticos y económicos. Están redactados en forma de crónicas periodísticas e incorporan documentos clave para la ubicación del lector en el contexto. Villanueva fue el director de El Liberal de Madrid desde 1924 hasta finales de 1936, cuando las tropas franquista amenazaban Madrid y el gobierno se trasladó a Valencia. Villanueva dejó la dirección del periódico en aquellas fechas y más tarde se trasladó a México, donde fallecería en 1946. 

2 comentaris:

  1. Son libros que muestran vivamente una forma de hacer periodismo y crónicas periodísticas que contrasta a todas luces con la que luego se ha impuesto como "el estándar profesional". Estoy lejos de ser experto en periodismo, pero de entrada noto la siguiente diferencia. En estos libros está presente un tono sobrio e intelectual al mismo tiempo que la declaración franca de la posición que defiende en los conflictos sociales que narra. Informa a la vez de los hechos y del informador. No son crónicas de alguien que se pretende espectador, sino de quien se asume participante. Parece que concibe la comunicación como algo más integral que el estándar actual. Y esto, sobre todo hoy, puede ser un aporte.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Creo que lo que describes es un ejercicio de honestidad intelectual. Es cierto que hoy en día los periodistas preferimos separar muy claramente lo que consideramos información de lo que consideramos opinión, hasta donde ello es posible. Creo que es un avance notable en nuestra profesión y que el público lo agradece. Ahora bien, hay que ejercerlo con honestidad, igual que hizo Francisco Villanueva en una época en la que el estandard profesional no era este, como bien dices. Desgraciadamene hay numerosos ejemplos de compañeros y medios de comunicación que tergiversan los hechos conforme a sus opiniones personales. Ahí es donde surge lo peor...

      Elimina